Los recursos humanos son la inversión más rentable sin duda de las organizaciones, debemos analizar cuáles son las necesidades de formación para su fortalecimiento constante, aunque antes que nada es importante que se destaque la diferencia entre capacitación y formación:

CAPACITACION:  Incluye el adiestramiento, pero su objetivo principal es proporcionar conocimientos, en los aspectos técnicos del trabajo. Fomentando e incrementando los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñar su labor, mediante un proceso de enseñanza-aprendizaje bien planificado.

FORMACION:  Pretende definir los contenidos y metodología adecuados a las necesidades de cada empresa, para posteriormente impartir la formación y evaluar su impacto en el puesto de trabajo. Es un proceso que implica las fases de análisis de necesidades de la organización, planificación, ejecución y evaluación de la acción formativa.

El proceso formativo tiene las siguientes etapas:

 

 

 

El plan de formación se debe alinear con la base organizacional de la empresa: misión, visión, valores, objetivos, estrategias y procesos, la eficacia del plan va a residir en que tan preciso fue el análisis de necesidades, si la identificación fue eficiente los planteamientos de soluciones permitirán que a través de la formación mejoremos las áreas de oportunidad clave para aumentar la productividad. 

Existen varias metodologías de formación: taller en aula, coaching, e learning, interacción con animales, safety day, training day, salud física y el outdoor training. El out door training es una metodología de formación al aire libre donde el aprendizaje es experiencial, en entornos no habituales, pero con actividades relacionadas con situaciones habituales laborales, con el fin de llegar a la reflexión y al conocimiento de fortalezas y debilidades personales y grupales.

El out door training permite una reflexión individual acerca del comportamiento que las personas tienen arraigado y que transfieren a las tareas laborales y en ocasiones afectan el desempeño laboral de forma directa o indirecta, al estar fuera del contexto laboral y participar en actividades distintas a las tareas laborales en un ambiente relajado, permite que las personas actúen naturalmente. Por ejemplo, si un equipo de personas de un equipo directivo de una empresa, los llevamos a un outdoor en las montañas y los involucramos en una actividad de trabajo en equipo, en la cual tendrían que solucionar como armar una casa de campaña con piezas faltantes, podríamos analizar su capacidad de comunicación, liderazgo, colaboración, tolerancia a la frustración, adaptabilidad, etc. El entrenador outdoor o guía debe documentar muy bien todas las conductas significativas para luego retroalimentar, después de la retroalimentación podríamos llevar a las personas a una reflexión individual e incluso a una reflexión como equipo de su desempeño y áreas de oportunidad y aprendizajes.

Esta metodología de formación es muy enriquecedora para fortalecer a equipos de alto rendimiento, así como también para formar equipos, es importante que el entrenador o guía tenga un alto conocimiento y experiencia en la metodología.