Las organizaciones en tiempos actuales de un mundo globalizado y con potentes tecnologías de la información cada día enfrentan nuevos retos, es imposible predecir el éxito organizacional como lo hacíamos antes, actualmente la rápida adaptabilidad a los entornos y mercados es la principal competencia de las empresas que perduran.

El desarrollo organizacional de define como el proceso de gestión en cuanto a la salud, la cultura y el desempeño de la organización. Está diseñado para mejorar las habilidades, el conocimiento y la efectividad y eficacia de una empresa en cuanto al alcance de todos sus objetivos.

Las empresas tienen varios componentes como: los recursos materiales, financieros y los más importantes sin duda y rentables son los recursos humanos, por lo que es primordial contar con estrategias de fortalecimiento de la salud laboral, cultura, procesos y desempeño para generar cambios que aumenten la productividad.

El desarrollo organizacional es un esfuerzo de cambio planificado a medio y largo plazo que tal vez no sea considerado una solución paliativa, en especial uno temporal que no tenga éxito en tratar problemas subyacentes. Por el contrario, está diseñado para mejorar la solución de problemas y el proceso de renovación de una empresa a través de la gestión y la cultura efectivas.

El proceso de desarrollo organizacional es muy importante, tanto interna como externamente. En términos de un ambiente externo, tiene el objetivo de mejorar la habilidad de una empresa de responder o adaptarse a los cambios con efectividad. Respecto del ambiente interno, tiene el fin de incrementar la capacidad de los empleados, la mejora de los recursos humanos y de los sistemas de comunicación.

El desarrollo organizacional es un enfoque a largo plazo que no solo tiene el objetivo de incrementar la productividad de la empresa, sino también mejorar la satisfacción de los empleados. La gestión del cambio debe abarcar ambos aspectos por lo que es necesario identificar las necesidades de las personas y las necesidades de desarrollo de la organización y encontrar el punto de equilibrio para la priorización de los esfuerzos que se deben aplicar.

El desarrollo organizacional también incluye el desarrollo de la gestión. El propósito detrás del proceso de desarrollo de la gestión es formar a los líderes para mejorar su conocimiento y sus habilidades. En consecuencia, busca desarrollar la empresa en su totalidad. Tiene previsto mejorar el desempeño de los lideres para que las metas puedan ser alcanzadas de forma planificada, mientras que el proceso relacionado con el desarrollo organizacional es generar cambios en términos de productividad, procesos, cultura y estructura de toda la empresa. El líder es el modulador del desempeño y la cultura organizacional por lo que se deben enfocar las estrategias en su función.